PUNTO DE VISTA


Amador López es experto en la Ciencia de los Datos, con especialidad en análisis predictivo sobre sistemas biológicos, sociales, e industriales. Se formó como físico teórico, y ha sido profesor e investigador en la Universidad Autónoma de Madrid y UC Davis (USA).

Ha colaborado en programas europeos, uno de ellos con el Hospital Vall de Hebron de Barcelona, en el uso de técnicas predictivas en Salud Mental, además de impulsar el uso de Deep Learning en la lucha contra el cáncer.

Es Co-fundador de Human Forecast, compañía que desarrolla soluciones basadas en Machine Learning y Análisis de Sentimiento en entornos Big Data, potenciando la competitividad en organizaciones sociales, tecnológicas y empresariales en la toma de decisiones estratégicas.

Actualmente es miembro del equipo asesor de CEMEX Ventures y colaborador científico en la Facultad de Genética de la Universidad Complutense de Madrid.

P. Como experto en Análisis Predictivo, Machine Learning y Big data, ¿Cuáles son las principales ventajas de estas tecnologías en la industria de la construcción?

R. Estos sistemas aprenden como los humanos, a base de generalizar ejemplos, sin necesidad de programación por reglas ad hoc. Por eso pueden establecer predicciones fiables en situaciones complejas que se dan en la industria de la construcción, tanto en operaciones como a la hora de entender el mercado y el negocio.

Las máquinas pueden procesar situaciones antes inimaginables y realizar tareas, hasta hace poco reservadas para los humanos, generando nuevas capacidades de negocio.

Los humanos pueden dedicarse a lo que saben hacer bien: creatividad y talento en la construcción y en los procesos, pero asistidos por sistemas inteligentes que multiplican su trabajo. Áreas como la logística, la seguridad, el control de procesos, la eficiencia en el montaje realizado por robots, la construcción por impresión 3D, o aprendizaje automático aplicado a BIM descentralizado, serán irreconocibles en pocos años. Hay que estar ahí, sin duda.

P. A diferencia de otras nuevas tecnologías, ¿Cuál es el valor agregado de Análisis Predictivo, Machine Learning y Big data?

Estas tecnologías, basadas en el análisis y procesamiento de datos e inteligencia artificial, son altamente adaptables para ser combinadas con otras metodologías disruptivas.

Cuando pensamos en las capacidades que permiten los drones y sensores en los procesos de supervisión de fraguado del hormigón y de seguridad en una gran obra, o en las plataformas de logística de procesos en construcción, o en smart contracts internacionales, debemos observar que detrás existe -o existirá- un sistema inteligente que vele por la misión 24 horas al día, optimizando la actividad. Yo prefiero llamarlas tecnologías Cognitivas, porque generan o usan conocimiento, como lo hacemos los humanos.

Cuando los datos muestran algún escenario adverso o de riesgo, el sistema se encarga -como hace nuestro cerebro- de proveer soluciones y alternativas para que el responsable humano escoja la más valida y razonable. Si no hay humanos, el sistema tomará la decisión como si de uno se tratara, después de aprender su conducta y estilo de decisiones. Además, podemos hablar e interactuar con las máquinas para que cumplan su cometido como queremos. Esto no es ciencia ficción, está ocurriendo ahora.

P. Machine Learning y la Inteligencia Artificial han avanzado mucho en otras industrias. ¿Por qué razón no lo ha hecho en la industria de la Construcción?

R. La construcción de un edificio o de una infraestructura requiere de gran interacción humana. Una compleja estructura coordinada dirigida para la consecución de un digno objetivo.  Por tanto, el reto es mucho más complejo que, por ejemplo, el diseño de un sistema de trading inteligente para el mercado de valores.

Sin embargo, iniciativas como CEMEX Ventures suponen un extraordinario impulso de todas estas tecnologías, para que en un inmediato futuro pasen a ser integradas verticalmente en CEMEX o generar nuevos modelos de negocio dentro del ecosistema de la construcción. Existen ya docenas de aplicaciones exitosas que automatizan la construcción, esperando que alguien se fije en ellas para ganar en seguridad y eficiencia. Es inevitable que así suceda.

P. ¿Hay alguna tecnología que se pueda ajustar mejor que estas dos en la revolución de la construcción?

R. Me gusta pensar en una visión bio-mecanicista de los procesos de la construcción. Se necesita recoger información fidedigna -los sentidos: los sensores y drones, y que fluya de forma descentralizda -el sistema nervioso: las plataformas smart IT y las redes, para operar con fuerza y resistencia -huesos, músculos y tendones: 3D printing y robotics, pero con control y seguridad -el cerebro y el cerebelo: Inteligencia Artificial. Y lo más importante con la aportación de energía gracias al “ATP” en forma criptomoneda.

Cada una de estas actividades lleva aparejada una serie de tecnologías que transformarán completamente el modelo de negocio.

Todas se necesitan, pero yo destacaría el “corazón”: el conjunto de decisiones que hacen mover la innovación de vanguardia en una gran compañía como CEMEX. Eso es emocionante.

P. ¿Cuándo crees que el Machine Learning será implementado totalmente en la industria de la construcción?

R. Los procesos de incorporación tecnológica van a ser mucho más rápidos de lo que la gente cree. La innovación no sigue un camino lineal sino que, como las raíces de un árbol, posee una estructura fractal que acorta extraordinariamente los tiempos.

Ray Kurzweil , Director de Desarrollo de Google, e inspirador de muchas de estas tecnologías está seguro de que en menos de diez años dispondremos de gran cantidad vehículos inteligentes rodando de forma autónoma por nuestras ciudades.  ¡Los usos y aplicaciones para la industria de la construcción que ya se habrán aplicado con éxito!

P. Estas tecnologías aparecieron en un par de años, ¿Cuál es la tendencia que viene?

R. Yo diría que el gran público las ha conocido hace un par de años, pero estas tecnologías han estado esperando su momento durante mucho más tiempo.

Sin duda la integración de estructuras biológicas junto con estructuras construidas con nuevos materiales marcará una tendencia. Las máquinas extenderán las capacidades actuales del humano, y permitirán curar discapacidades por traumatismos y nervio-motoras. Es lo que se denomina Singularidad.

Ya existen, por ejemplo, prototipos de exoesqueletos para la Industria de la construcción con el fin de dotar a humanos de capacidades propias de la temática de ciencia ficción. Pero las nuevas posibilidades superarán con mucho nuestra imaginación.

En cuanto a la tecnología Cognitiva pura, el próximo reto es el paradigma denominado General Artificial Intelligence (GAI), que permitirá una interacción completa con sistemas inteligentes como si fueran humanos, superando el famoso Test de Turing, de indistinción entre hombre y máquina por comunicación verbal.

En poco tiempo, los robots-asistentes domésticos que cuiden de nuestros mayores costarán lo mismo que un coche económico en la actualidad. Aprenderán perfectamente a cocinar y seguirán un patrón de comportamiento complejo que les determinemos verbalmente.

¿Alguien tiene alguna duda de las oportunidades que se abren a la industria de la construcción con especialistas “en todo”, dotados con GAI y trabajando en la obra de forma coordinada 24 horas al día?

P. ¿Qué crees que debe hacer la industria de la construcción para estar en la cima de las industrias innovadoras?

R. Es obvio que iniciativas como CEMEX Ventures son un paso obligado. Sin embargo, el objetivo que me planteas se logra mediante la implantación de un paradigma de innovación Bottom-Up en este tipo de tecnologías, que las mapeen con necesidades concretas de la compañía.

De acuerdo con el esquema Bottom-Up, las oportunidades e ideas provendrán de personal que tenga libertad, compromiso e intención de pensar cómo mejorar la Industria mediante nuevas soluciones. Estas deberían ser bien recibidas por una organización abierta a considerar ideas disruptivas, sin estar instalada en la zona de confort.